Operación bikini, operación ¨fallini¨

Dejamos atrás la Semana Santa, cambiamos la hora y los días empiezan a ser más largos. En definitiva, el verano cada vez está más cerca, menos ropa, más playa… Suena bien ¿verdad? El problema aparece cuando nos quitamos la ropa y no nos encontramos del todo cómodos con la imagen que nos devuelve el espejo y decidimos poner en práctica las famosas ¨dietas milagro¨. ERROR!!  Someternos a una dieta de ese tipo puede que nos sirva para perder varios kilos de forma rápida, puede ser…el problema es que ese tipo de dietas no son sostenibles en el tiempo, normalmente porque nos hacen pasar hambre y en segundo lugar porque nutricionalmente…bueno, digamos que no son precisamente completas.

Además, ahí no acaba la cosa…nuestro cuerpo, que es muy listo, todo hay que decirlo, se da cuenta que de forma repentina está dejando de recibir los nutrientes adecuados, por lo que nuestro metabolismo se ralentizará y ¿sabéis en que se traduce eso? En el llamado efecto rebote o yoyo, es decir, pierdo 3 kilos para luego recuperarlos y ya de paso ganar 3 más, en fin, un mal negocio no sólo a nivel estético, sino por lo que implica para nuestra salud. Uno de los mayores problemas será cómo debilitaremos a nuestro sistema inmunológico, nuestras células, leucocitos… no recibirán los nutrientes adecuados para realizar sus funciones y esto implica un mayor riesgo de contraer enfermedades, sentir mayor debilidad…

Para perder peso de forma saludable hay que conocer nuestro cuerpo y tener cierta educación nutricional, por lo que es aconsejable hacerlo de mano de profesionales en la materia, como pueden ser los médicos o los nutricionistas con su correspondiente Diplomatura. Ello nos permitirá desterrar la idea de las dietas milagro e ir realizando cambios nutricionales en nuestra dieta habitual. Porque la clave de una correcta alimentación radica precisamente en adquirir buenos hábitos alimentarios, y esto no debe confundirse con pasar hambre o someterse a sacrificios para caber en los pantalones del verano anterior.

Adquirir hábitos de vida saludable nos permiten mejorar nuestra calidad de vida. Seamos prácticos, nuestra esperanza de vida es cada vez mayor ¿no? Puestos a elegir, ya que vamos a vivir más..vivamos mejor!

Es cierto que cambiar nuestros hábitos conlleva un proceso, y que dependiendo de la persona éste será más o menos gradual, pero la recompensa de vernos bien y sentirnos mejor es realmente satisfactoria. Si a eso le sumamos algo de actividad física, aunque sea moderada(hablamos por ejemplo de algo tan sencillo como andar 30 minutos al día) tenemos mucho ganado.

Así que ya sabes, ahora que empieza el buen tiempo, es un momento perfecto para perder esos kilos que te incomodan de una forma sana y controlada. Porque aunque nuestra imagen, el hecho de vernos bien, tiene su importancia, no olvides que es tu salud lo que está en juego cuando sometes a tu cuerpo a dietas milagro, y sin salud todo lo demás tiene una importancia secundaria verdad?